Entrevista de solo ida: Llenando la mochila de sonrisas (i)

Llenando la mochila de sonrisas

La familia bloguera al mando de «Llenando la mochila de sonrisas» está formada por Meritxell (mamá), Álvaro (papá) y Nico (hijo) y, el próximo 10 de enero de 2016 partirán rumbo a Buenos Aires para emprender un viaje sin fecha de vuelta. A partir de ahí se han marcado la ruta: Sudamérica -> Centroamérica -> Caribe. De momento. ;)-

Meritxell, Ingeniera y Diseñadora de interiores, será la escritora del viaje; Álvaro, Ingeniero Industrial, Director de producción y ‘casteller‘, será el fotógrafo y Nico ejercerá de lo que es, un niño de 3 años dispuesto a ser una esponja…

PRE-VUELTA AL MUNDO

• ¿Cómo es vuestra vida ahora mismo? A qué os dedicáis y en qué trastoca vuestra vida diaria la vuelta al mundo que vais a realizar…

Es indudable que el viaje es un cambio en nuestra vida, nos alejaremos de un sistema que hemos construido alrededor nuestro durante todos estos años, familia, amigos, trabajos, una casa, y todas esas pequeñas cosas que te aportan seguridad y que por un lado aportan sentido a la vida, pero que por otro impiden seguir explorando y viviendo la misma en toda su plenitud. Es curioso los sentimientos que se experimentan a medida que se hace real la partida, el equilibrio entre la ilusión de salir y la tristeza de alejarse es complicado de manejar.

El mayor impacto que sufren nuestras vidas, sin lugar a dudas, es el alejarse de la familia y amigos; nunca hemos estado un tiempo tan prolongado lejos de ellos, y sabemos que será lo más complicado de aceptar y asimilar.

• ¿Qué razones os han movido para decidir realizar una Vuelta al Mundo? ¿Cuándo nació la idea de hacer este viaje?

La decisión no surgió como un proyecto de viaje o una necesidad concreta, realmente ha ido creciendo y transformándose a medida que diferentes acontecimientos impactaban en nuestras vidas. Comenzó con la idea de hacer un viaje a San Marcos Sierra para visitar una comunidad donde vive una pareja, la cual conocimos en Barcelona, y nos despertó la ilusión de pasar un tiempo conociéndoles mejor; en ese momento estábamos hablando de que Álvaro no hiciese vacaciones en todo el año para poder invertir en ese viaje un mes y medio aproximadamente; pero la vida es caprichosa y sin tiempo para asimilar ese concepto y pensar en esa opción, le comunicaron a Álvaro que su empresa cerraba la planta de Barcelona. Tras un primer impacto ante la nueva situación, y lo que ello implicaba en nuestras vidas, surgió la idea de no aplazar el viaje que habíamos pensado, sino todo lo contrario ampliar el tiempo a cuatro meses.

Lo curioso del tema, es que a medida que pasaron las semanas, habíamos alquilado nuestra casa, reestructurado nuestras cargas financieras y sin quererlo, en cada comida, cena o encuentro con amigos el viaje inicial de cuatro meses se fue convirtiendo en uno de seis, ocho, doce y cuando leáis esto puede que ni yo sepa el tiempo de que estamos hablando…

Mama nino Llenando la mochila de sonrisas

• ¿Qué piensan de la decisión vuestros familiares y amigos?

Los familiares piensan casi todos igual, que estamos locos y que deberíamos pensar en nuestro hijo y su futuro. Los amigos, supongo que por un tema generacional, alucinan con la aventura y nos consideran unos valientes por hacer algo así.  Entendemos e intentamos empatizar y no juzgar ninguna de estas opiniones, en todos los casos tienen origen en el amor y aprecio que nos tenemos, pero nosotros pensamos de otra manera, ni mejor ni peor, pero sí diferente; no nos consideramos ni locos, ni valientes, no pensamos que estemos olvidando el futuro de nuestro hijo, sino que lo que hacemos y lo que nos mueve a hacer este viaje es  vivir la vida desde el presente, no queremos “educar” a nuestro hijo para prepararlo para el futuro, pensamos que su futuro es hoy, y que puede vivir desde hoy acompañado de sus padres. Dentro de las ideas que tenemos para el viaje está la de visitar escuelas libres y comunidades, interaccionar con la gente, conocer su manera de vivir y entender la vida, enriquecernos los tres de ello, que para nosotros, para Nico esa puede ser una oportunidad única.

• ¿Cómo os estáis organizando? ¿Qué ayudas tenéis?

En nuestro caso, la organización la hemos dividido en dos áreas, la parte técnica y de equipos la lleva Álvaro y la parte documental, salud, administrativa y redes sociales las llevo yo. La principal ayuda que tenemos son los contactos dentro del continente, y estos, en nuestro caso, vienen de tres fuentes: Redes de alojamiento compartido tipo Servas o Couchsurfing, amigos que tienen familiares o contactos en Sudamérica y comunidades y escuelas libres que hemos contactado desde España.

• ¿Es caro un viaje como estos? ¿Habéis encontrado algún tipo de financiación?

Caro y barato son palabras complicadas y bastante subjetivas. Si quisiéramos vivir de la misma manera que lo hacíamos cuando estábamos trabajando sería imposible. Para poder hacer el viaje hemos tenido que cambiar nuestro planteamiento de vida. Hemos alquilado nuestra casa, hemos vendido lo que podíamos vender  y hemos decidido viajar buscando la colaboración de las familias residentes en el continente a visitar.

Tendremos costes de transporte, y manutención, y claro está que en ciertas ocasiones deberemos alojarnos en hostales o hoteles, pero en nuestros planes pensamos que el coste mensual será muy inferior al coste de vida que teníamos hasta hoy.

Familia Llenando la mochila de sonrisas

• ¿Tenéis previsto cuál será el itinerario y la duración de vuestra Vuelta al Mundo?

No tenemos itinerario, sabemos lo que nos gustaría visitar en cada país, pero no sabemos si será posible ni cuando, viajaremos en base a la gente que conozcamos, las indicaciones que nos den, y sobre todo en base a lo que nos pida el momento. No tenemos prisa, ni expectativas elevadas de verlo todo; en cambio lo que deseamos es que allá donde estemos seamos capaces de disfrutar del momento.

• ¿Qué cosas pensáis llevar en la mochila? ¿Qué marcaríais como imprescindible?

El tema de la mochila es complicado, como te he dicho, no hemos hecho antes un viaje como este, y sinceramente, aun habiendo consultado mucho, haber hecho listas y revisado el equipaje… llevamos dos mochilas con demasiado equipaje.

¿Imprescindible? Documentación, botas y ropa. A partir de aquí el resto aporta valor pero resta movilidad, y que conste que nosotros a día de hoy en movilidad estaríamos en negativo (imposible evitar risas en esta respuesta). De todas formas en breve haremos una entrada en el blog sobre qué llevamos en la mochila.

Zapatos Llenando la mochila de sonrisas

• ¿Qué equipo fotográfico llevareis en la vuelta al mundo y cómo pensáis organizaros para guardarlas, procesarlas y subirlas al blog?

Álvaro he escogido el equipo, y hasta este viaje no teníamos nada que no fuera una cámara digital. En estos meses ha realizado cursos online y presenciales, y como él dice, ha disparado mucho mucho. El equipo que ha comprado es una Nikon D7200 con dos objetivos, un 17-140 y un 11-16 gran angular; con éste último ha forzado el equipaje un poco más, pero confío en que le sacará partido.

Para el procesado de fotos utilizaremos el programa Lightroom y en caso muy especiales Photoshop. Llevamos un disco duro externo de 1Terabyte para copias de seguridad, y la organización será por localización y fecha.

• Supongo que contaréis vuestro viaje en el blog pero, ¿cómo pensáis hacerlo?

El blog lo tenemos activo desde hace unas semanas, y hemos realizado algunas entradas previas a la partida.

La idea será dividir las entradas en tres categorías:

  • Información de interés al viajero.
  • Escuelas libres y comunidades.
  • Espacios únicos y vivencias con residentes o tribus.

* Las fotos de este post son parte de una sesión realizada por Lia Duran Fotografía.

Autor: Chalo84

Me llamo Gonzalo Iza, pero desde hace años en internet me identifico como @chalo84. Una profesora muy sabia me dijo una vez: 'Sabes un poco de todo y mucho de nada'. Pues sí, soy informático de profesión, y fotógrafo, viajero y bloguero de afición. Sueño con dar la vuelta al mundo y poder contarla en este blog.

Ayúdame compartiendo este post en

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciocho − diecisiete =